domingo, 3 de febrero de 2013

Historia de un emigrante

Hoy en día, y con los tiempos que corren, la gente se ve obligada a emigrar. Es sin duda duro, nadie piense lo contrario. Pero imaginaos hace 40 o 60 años, sin teléfono, avión, internet, móviles. Duras condiciones laborales y viajes eternos en barco o tren. Cartas que tardaban meses en llegar. Hubo una época en la que emigrar de España significaba irse, dejarlo todo, quizá para no volver jamás. Tú solo ante la adversidad. Este es nuestro pequeño homenaje a todos los que un día, maleta en mano, nos dijeron "adiós, volveré pronto". Como mi tío Pepín, mi tía Mercedes, mi padre Santiago y muchos otros de tantas y tantas familias.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todos los comentarios serán leídos y moderados previamente. No se aceptan comentarios tipo SPAM. Ofensas personales, amenazas o insultos NO serán permitidos.
Los comentarios de los lectores no reflejan las opiniones del blog.

Ultimos comentarios